Hospital Star Medica Lomas Verdes, Consultorio 911 L - V 08:00-12:30; S 09:00-15:00 55 4472 6918

Artrosis de cadera y rodilla

ARTROSIS DE CADERA Y RODILLA

La artrosis es la enfermedad reumatológica más frecuente en los países occidentales y la principal causante de incapacidad o invalidez de todas las enfermedades crónicas. Puede incluso tratarse de la enfermedad más frecuente en el ser humano desde el momento en que se adopta la marcha en bipedestación, esto es debido a que las articulaciones quedan sometidas a una carga en ocasiones excesiva.

¿Qué es la artrosis de cadera y rodilla?

La artrosis de cadera y rodilla es una enfermedad del aparato locomotor caracterizada por la degeneración y pérdida del cartílago articular, dicha enfermedad se manifiesta junto a la proliferación osteocartilaginosa subcondral y de los márgenes articulares.

¿Cuáles son las causas de la artrosis de cadera y rodilla?

Actualmente se desconocen a ciencia cierta las causas que provocan la artrosis de cadera y de rodilla, se estima que puede deberse a factores de origen ambiental y genético. Las estadísticas indican que se presenta con mayor frecuencia después de los 50 años afectando más a las mujeres y se ha encontrado que la obesidad, el uso repetitivo de una articulación, los ejercicios de alto impacto, los traumatismos y la disminución de estrógenos durante la menopausia favorecen la aparición de la artrosis.

Cirujano-Ortopedista-en-Satelite-Dr-Daniel-Machuca-Especialista-en-Artrosis-de-Cadera-y-de-Rodilla-v001-compressor

¿Cuáles son los síntomas de la artrosis de cadera y rodilla?

Los principales síntomas son el dolor, la rigidez, la crepitación, la deformidad articular y la sensación de adormecimiento. Al ser el dolor articular el síntoma inicial hay que resaltar que en la artrosis de cadera y rodilla este empeora al realizar algún movimiento y es un signo que lo diferencia de otras enfermedades de tipo reumático como la artritis.

En un principio el dolor aparece puntualmente pero con el tiempo las articulaciones degeneran, el dolor puede permanecer casi constante, incluso con el reposo, respondiendo peor a los fármacos antiinflamatorios.
El dolor de origen artrósico es de causa multifactorial, ya que el cartílago articular carece de inervación, por lo que existirán causas tanto articulares como extra articulares; entre ellas podemos encontrar microfracturas subcondrales, periostitis en la zona de remodelado óseo, inflamación de la sinovial, isquemia ósea por edema o afectación de ligamentos o músculos que rodean la articulación.

Además del dolor, la rigidez aparece tras una inactividad prolongada y tiene una duración menor de 1 hora. Suele notarse principalmente al levantarse de la cama después del sueño nocturno e iniciar la actividad. A la par van apareciendo deformidades articulares o protuberancias óseas, que con la evolución provocan desviaciones y rigidez. El dolor suele disminuir con la aparición de la deformidad articular. El aumento del tamaño de las articulaciones se debe a la alteración producida en las diferentes estructuras de la articulación o de las partes blandas adyacentes; en ocasiones es causado por el derrame articular que se ocasiona.

El tercer síntoma que se presenta es la crepitación o los ruidos articulares, los mismos se producen por la degeneración del cartílago y del hueso, aparecen con la movilización de la articulación. Finalmente puede presentarse degeneración ósea que en ocasiones se acompaña de la presencia de osteofitos, los cuales pueden comprimir nervios y producir, además de dolor, sensación de pérdida de fuerza y adormecimiento.

¿Cómo se diagnostica la artrosis de cadera y rodilla?

Es indispensable al diagnosticar una posible artrosis de cadera y/o rodilla descartar otras patologías con síntomas parecidos, el médico especialista irá completando la historia médica que será sustentada por un examen físico del paciente, durante esta exploración observará cuidadosamente la movilidad de la cadera y/o la rodilla, así mismo para respaldar el diagnóstico puede solicitar la realización de radiografías o algún otro tipo de pruebas de imagenología con el fin de confirmar sus sospechas.

¿Cuáles son los Tratamientos de la artrosis de cadera y rodilla?

Actualmente el tratamiento de la artrosis es sintomático, y debe ser individualizado, teniendo en cuenta numerosas variables, incluyendo la presencia de otras condiciones, tales como la hipertensión, la enfermedad cardiaca, la enfermedad ulcerosa péptica o el fallo renal, que influenciarán la elección farmacológica.

Se busca fundamentalmente en principio aliviar el dolor y posteriormente reeducar al paciente, de esta forma se trata de restablecer la función motora y elevar la calidad de vida previniendo la incapacidad y mejorando las deformidades producidas en el curso de la enfermedad. Las técnicas educacionales han demostrado efectividad, la educación sanitaria debe tener como objetivo enseñar al paciente a vivir de acuerdo con sus limitaciones articulares, evitando sobrecargas, modificando posturas incorrectas y realizando actividades adecuadas.

Las medidas higiénico dietéticas incluyen el reposo en primera instancia ante un episodio de dolor agudo. Se recomienda alternar dicho reposo con una deambulación progresiva, desaconsejándose la inmovilización prolongada que no hará sino favorecer la atrofia muscular y la progresión de la enfermedad artrósica. Por otra parte, en pacientes con sobrepeso se indica tratamiento dietético, al ser la obesidad el mayor factor de riesgo para el desarrollo y progresión de la artrosis de rodilla y cadera.

Así mismo la terapia física y ocupacional juega un papel central en el manejo de pacientes con limitaciones funcionales que con frecuencia les impiden desarrollar actividades de la vida diaria, la misma tiene como objetivos prevenir la lesión y la incapacidad, mejorar el dolor y la rigidez y mantener la funcionalidad el mayor tiempo posible.

Ante un proceso de artrosis de cadera y rodilla se debe acudir a una terapia de analgesia que ha de ser complementaria a los procedimientos no farmacológicos expuestos anteriormente, lo que supone la piedra angular en el manejo de la artrosis, y debería mantenerse durante todo el proceso terapéutico.

No existe en la actualidad tratamiento médico curativo ni preventivo. El tratamiento se inicia con el paracetamol, también se emplean antiinflamatorios no esteroideos y en casos extremos de persistencia del dolor se recetarán analgésicos opioides. Dentro de las opciones disponibles están los analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos tópicos. También existen los fármacos condroprotectores como la glucosamina, la condroitina, la diacereina y el ácido hialurónico. En los casos resistentes a los tratamientos anteriormente descritos se emplean la inyección intraarticular de corticoides, los lavados articulares y la cirugía.

La artrosis de cadera y rodilla es una enfermedad que cursa con deformidad y dolor de la articulación. El tratamiento de pacientes con artrosis de cadera y rodilla debería individualizarse, adaptándose a la severidad de los síntomas puesto que compromete la movilidad del paciente, de allí la importancia de someterse a controles médicos de rutina y así cotrolar su avance, por ello es imprescindible consultar con su médico ortopedista de confianza.

En el caso de que usted desee agendar una Consulta con el Dr. Daniel Machuca quien es Ortopedista de Satélite, no dude en enviarnos un mensaje a través del formulario de contacto. El Doctor Machuca se especializa en el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la artrosis de cadera y rodilla.

Cirujano-Ortopedista-en-Satelite-Dr-Daniel-Machuca-Especialista-en-Artrosis-de-Cadera-y-de-Rodilla-v002-compressor

Agendar Consulta

Call Now Button