Hospital Star Medica Lomas Verdes, Consultorio 911 L - V 08:00-12:30; S 09:00-15:00 55 4472 6918

Hernias de disco

HERNIAS DE DISCO

Dentro de las fuentes comunes de dolor de espalda o cuello están las hernias de disco, estas pueden ocurrir porque el disco se desplace o se rompa, dicha condición ocurre con mayor frecuencia en la espalda baja, así como en los discos más pequeños en el cuello. Las hernias de disco son más frecuentes luego de los 30 años y el riesgo aumenta a medida que se envejece sobre todo cuando se participa en actividades físicas intensas.

¿Qué son las hernias de disco?

Las hernias de disco ocurren cuando el núcleo del disco se rompe y se desplaza hasta entrar en contacto con el nervio, el material que compone al disco es un gel, que al entrar en contacto con los nervios espinales genera una irritación química.

A veces, la hernia es tan grave que se produce un fragmento libre, lo que significa que una pieza se ha desprendido completamente del disco y se encuentra en el canal espinal.

El dolor es el resultado de la afectación del nervio espinal y la inflamación causada por la presión de la hernia de disco. Existen algunos casos donde con el tiempo, la hernia tiende a reducirse y el paciente puede experimentar un alivio parcial o completo del episodio de dolor, de cualquier modo si esto va a ocurrir lo hará aproximadamente en 6 semanas luego de la aparición del episodio doloroso.

Cirujano-Ortopedista-en-Satelite-Dr-Daniel-Machuca-Especialista-en-Hernias-de-Disco-v001-compressor

¿Cuáles son las causas de las hernias de disco?

En niños y adultos jóvenes, los discos tienen un alto contenido de agua. A medida que las personas envejecen, el contenido de agua en los discos disminuye y los discos se vuelven menos flexibles. Los discos comienzan a encogerse y los espacios entre las vértebras se vuelven más estrechos.

Las condiciones que pueden debilitar el disco incluyen:

  • Levantamiento de peso en forma incorrecta.
  • Se ha comprobado que el hábito de fumar es un factor de riesgo pues se produce una reducción del aporte de oxígeno al organismo, esto hace que los discos envejezcan anticipadamente, se deshidraten y queden incapacitados para realizar su función de amortiguación intervertebral.
  • Exceso de peso corporal que aumenta el estrés en los discos, en especial en la parte inferior de la espalda.
  • Presión repentina sobre la columna vertebral.
  • Actividades extenuantes repetitivas.

¿Cuáles son los síntomas de las hernias de disco?

Los síntomas varían de acuerdo a la zona de la columna vertebral afectada, en general cuando las hernias de disco se ubican en la espalda baja se pueden presentar:

  • Dolor lumbar.
  • Ciática, un dolor agudo que a menudo se dispara y se extiende desde las nalgas hasta la parte posterior de una pierna. Es causada por la presión sobre el nervio espinal.
  • Dolor de espalda.
  • Debilidad en la pierna y/o pie.
  • Hormigueo (una sensación de “alfileres y agujas”) o adormecimiento en la pierna y/o el pie.
  • Pérdida del control de la vejiga o del intestino, esto es poco frecuente y puede indicar un problema más grave denominado síndrome de la cauda equina, esta condición es causada por la compresión de las raíces del nervio espinal y requiere atención médica inmediata.

Si las hernias de disco están en la zona del cuello, el paciente puede sentir:

  • Un sonido seco y súbito al mover el cuello antes de que aparezca el dolor.
  • Dolor de cuello, esto ocurre cuando la hernia ejerce presión sobre un nervio del cuello, entonces se origina dolor en los músculos que se encuentran entre el cuello y el hombro (músculos trapecios), el dolor se puede irradiar al brazo.
  • Debilidad, hormigueo, sensación de pinchazos y/o entumecimiento en un brazo.
  • Dolor quemante en los hombros, cuello o brazo.

¿Cómo se diagnostican las hernias discales?

Para determinar si tiene una hernia de disco, el médico realizará un historial completo con la finalidad de comprender los síntomas, cualquier lesión o afección anterior y averiguar si algún hábito de estilo de vida está causando el dolor.

A continuación, se realiza un examen físico para localizar la fuente del dolor y una prueba de debilidad o entumecimiento muscular. El especialista puede ordenar uno o más de los siguientes estudios de imágenes: rayos X, resonancia magnética, mielograma, tomografía computarizada o electromiografía. De las anteriores, la exploración por imágenes de resonancia magnética usualmente es la preferida, la misma es una prueba no invasiva que utiliza un campo magnético y ondas de radiofrecuencia para brindar una vista detallada de los tejidos blandos de la columna vertebral.

A diferencia de los rayos X, los nervios y los discos son claramente visibles. Puede o no realizarse con un tinte (agente de contraste) inyectado en el torrente sanguíneo. Una resonancia magnética puede detectar qué disco está dañado y si hay alguna compresión nerviosa. También puede detectar recrecimiento óseo, tumores de la médula espinal o abscesos. En función de los resultados, el paciente puede ser derivado a un neurólogo, ortopedista o neurocirujano para recibir tratamiento.

¿Cuáles son los Tratamientos recomendados?

El tratamiento no quirúrgico es el primer paso para la recuperación y puede incluir medicamentos, descanso, fisioterapia, ejercicios en el hogar, hidroterapia, inyecciones epidurales de esteroides, manipulación quiropráctica y control del dolor. Con un enfoque de tratamiento en equipo, el 80% de las personas con dolor de espalda mejoran en aproximadamente 6 semanas y vuelven a la actividad normal. Si no responde a un tratamiento conservador, su médico puede recomendar una cirugía.

Una vez que se ha decidido realizar la cirugía para reparar las hernias de disco, las opciones pueden incluir eliminar el disco (disectomía), reemplazarlo por una prótesis, realizar la fusión vertebral o una estabilización dinámica de la columna. También se puede recomendar la cirugía si tiene signos de daño a los nervios, como debilidad o pérdida de sensibilidad en las piernas.

Se suele realizar una microdiscectomía, que utiliza un microscopio especial para ver el disco y los nervios, de esta manera el cirujano puede hacer una incisión más pequeña, y esto causa menos daño al tejido circundante. Antes de retirar el material del disco, se puede extraer una pequeña porción de hueso (la lámina) de la vértebra afectada. Esto se llama laminotomía o laminectomía. Permite al cirujano ver mejor la hernia discal.

Las hernias de disco son una patología que provocan dolor, disminución de la sensibilidad, debilidad en brazos o piernas y pueden llegar a ser incapacitantes. El tratamiento de las hernias de disco debe ajustarse a las condiciones particulares de cada paciente, adaptándose a la severidad de los síntomas, por ello es imprescindible consultar con su médico ortopedista de confianza.

En el caso de que usted desee agendar una Consulta con el Dr. Daniel Machuca quien es Ortopedista de Satélite, no dude en enviarnos un mensaje a través del formulario de contacto. El Doctor Machuca se especializa en el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de las hernias de disco.

Cirujano-Ortopedista-en-Satelite-Dr-Daniel-Machuca-Especialista-en-Hernias-de-Disco-v002-compressor

Agendar Consulta

Call Now Button