Hospital Star Medica Lomas Verdes, Consultorio 911 L - V 08:00-12:30; S 09:00-15:00 55 4472 6918

Deformidades óseas en los niños

DEFORMIDADES ÓSEAS EN LOS NIÑOS

Las deformidades óseas en los niños incluyen una amplia gama de afecciones que afectan los huesos y músculos del niño, los tendones y los ligamentos que los conectan. Estas condiciones pueden ocurrir desde el momento en que el feto se está desarrollando en el útero.

Muchos problemas óseos provienen de los cambios que ocurren en el sistema músculo-esquelético de un niño en crecimiento. Estos trastornos pueden mejorar o empeorar a medida que el niño crece. Otras condiciones óseas pueden heredarse u ocurrir en la infancia sin ninguna razón conocida.

¿Qué son las deformidades óseas en los niños?

Las deformidades óseas en los niños son desviaciones o distorsiones estructurales atípicas de la forma del hueso con respecto a su alineación normal, longitud y tamaño. Las deformidades óseas pueden ser congénitas o adquiridas. Algunas deformidades óseas en los niños se curan por sí solas y no requieren tratamiento. Otras pueden llevar a complicaciones si no se tratan, incluyendo:

  • Dificultad para caminar y correr.
  • Destrucción ósea.
  • Deformidades en los huesos, músculos y articulaciones de las extremidades.
  • Artritis en la vida posterior.

¿Cuáles son las causas de las deformidades óseas en los niños?

Cirujano-Ortopedista-en-Satelite-Dr-Daniel-Machuca-Especialista-en-Deformidades-Oseas-en-Niños-v001-compressor

Los trastornos óseos en los niños pueden deberse a causas que afectan a personas de todas las edades, como lesiones, infecciones (osteomielitis) o cáncer, estas causas suelen implicar la desalineación gradual de los huesos, producida por las fuerzas ejercidas en las placas de crecimiento a medida que los niños se desarrollan.
Un suministro de sangre deficiente también puede dañar la placa de crecimiento, al igual que la separación del resto del hueso o incluso una desalineación menor. El daño a la placa de crecimiento suprime el crecimiento de los huesos, distorsiona la articulación y puede causar daño articular duradero (artritis).

Ciertos trastornos raros del tejido conectivo también pueden afectar los huesos. Incluyen el síndrome de Marfan, la osteogénesis imperfecta y las osteocondrodisplasias. Las osteopetrosis son otros trastornos hereditarios raros que aumentan la densidad de los huesos, hacen que los huesos crezcan de manera anormal o ambos.

Además si bien es poco común, una causa de las deformidades óseas en niños es la osteoporosis, la cual genera entre otras cosas fracturas, esto puede deberse a trastornos nutricionales, déficit de vitamina D, enfermedades de índole endocrina, enfermedades metabólicas, inmovilizaciones de larga data, el uso prolongado de ciertos fármacos como los corticoides, los anticonvulsionantes y compuestos de quimioterapia.

¿Cuáles son los síntomas de las deformidades óseas en los niños?

Los síntomas que pueden delatar deformidades óseas en los niños incluyen:

  • Problemas visibles con las piernas, pies, brazos o manos de un niño.
  • Huesos que se rompen fácilmente.
  • Movimiento reducido en bebés o dificultad para caminar en niños.
  • Curvatura anormal de la columna vertebral o torsión en la parte posterior, hacia los lados, hacia adelante o hacia atrás.
  • Hombros, cintura, caderas o piernas irregulares.
  • Pelvis inclinada.
  • Dificultad para caminar.
  • Respiración dificultosa.

¿Cómo se diagnostican las deformidades óseas en los niños?

Dependiendo del tipo de deformidad ósea que el niño pueda tener, el pediatra puede recomendar una o más de las siguientes pruebas:

  • Exámenes de sangre y orina para detectar infecciones o deficiencia de enzimas.
  • Imágenes de diagnóstico, que incluyen ecografías, tomografías computarizadas y resonancia magnética, para examinar huesos, músculos, tendones y ligamentos.
  • Radiografías para buscar problemas en los huesos.
  • Pruebas genéticas, ya sea prenatales o después del nacimiento, para detectar anomalías congénitas y/o hereditarias.
  • Biopsia de músculo o hueso para detectar una variedad de problemas.

¿Cuáles son los Tratamientos para las deformaciones óseas en los niños?

Cuando es necesario alargar una extremidad, o corregir un hueso, hay varios tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos disponibles, según la gravedad del problema y la historia de los tratamientos que ya se han realizado. El médico o cirujano ortopédico evaluarán cuidadosamente lo que sea apropiado para el caso, teniendo en cuenta la edad del niño, su historial médico, el examen físico, las imágenes y las pruebas de sangre y/o nerviosas.

El método quirúrgico más común para tratar las deformidades óseas en los niños consiste en cortar cuidadosamente el hueso a propósito y luego alargar o corregir la extremidad. Este procedimiento correctivo, llamado osteotomía, puede realizarse con elementos de fijación internos o externos (más raramente juntos) para estabilizar el hueso cortado, y siempre dependiendo del caso individual del niño. La fijación interna permite corregir la deformidad de una vez. El cirujano operará al niño bajo anestesia general y aplicará barras, tornillos o placas de metal que permanecerán en su lugar debajo de la piel después de la cirugía para ajustar los huesos.

Por otra parte se recomienda la fijación externa, con varillas metálicas o pasadores ubicados fuera de la extremidad, en el caso de una deformidad bastante compleja, que no se puede reparar con una reducción abierta con fijación interna, y que es más seguro corregirla gradualmente, evitando lesiones en tejidos blandos como los nervios o vasos sanguíneos.

En el caso de deformidades de la columna vertebral, el tratamiento generalmente se enfoca en prevenir que las deformidades congénitas empeoren, en lugar de corregirlas. Según el tipo y la gravedad de la afección del niño el pediatra puede recomendar una o más de las siguientes opciones de tratamiento:

  • Tirantes o yesos en la espalda en casos leves de escoliosis para evitar que las curvaturas de la columna vertebral empeoren.
  • Cirugía para la cifosis y la lordosis buscando mejorar la alineación de la columna vertebral.

Las deformidades óseas en los niños deben ser tratadas a tiempo, de esta manera existe un alto grado de probabilidad de evitar la discapacidad y mejorar el desarrollo óseo. El abordaje de las deformidades óseas en los niños debe tomar en cuenta las particularidades de cada caso, por ello es imprescindible consultar con su médico ortopedista de confianza.

En el caso de que usted desee agendar una Consulta con el Dr. Daniel Machuca quien es Ortopedista de Satélite, no dude en enviarnos un mensaje a través del formulario de contacto. El Doctor Machuca se especializa en el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de las deformidades óseas en los niños.

Cirujano-Ortopedista-en-Satelite-Dr-Daniel-Machuca-Especialista-en-Deformidades-Oseas-en-Niños-v002-compressor

Agendar Consulta

Call Now Button